sábado, 19 de junio de 2010

En cierto sentido se podría decir que, letra a letra, palabra a palabra, página a página, libro a libro, he venido, sucesivamente, implantando en el hombre que fui los personajes que creé. Considero que sin ellos no sería la persona que soy hoy, sin ellos tal vez mi vida no hubiese logrado ser más que un esbozo impreciso, una promesa como tantas otras que de promesa no consiguieron pasar, la existencia de alguien que tal vez pudiese haber sido y no llegó a ser.


José de Sousa Saramago
(1922 - 2010)

2 comentarios:

carlos de la parra dijo...

Y logrado con lujo de honra y de talento.
Ojalá y sus escritos lleguen a todos los corazones,en el blog de Isabel está una entrevista grabada del maestro,que lo dice todo.

Almorro dijo...

En uno de tus posts, concretamente el de "Ver, Odiar", comentabas donde situar la línea entre buen o mal escritor.

Pues bien, no es cualidad exclusiva de escritores pero tan sólo hacer reflexionar a exterior e interior de uno mismo puede conseguir lo que Saramago nos dice aquí. Y menos aún con su credibilidad.