miércoles, 31 de marzo de 2010

Vida paradoja / 4




compré una funda nueva para cubrir la tabla de planchar para no manchar la tela blanca para plancharme la camisa para estar elegante para acudir con absoluta pulcritud a la entrevista para que me fichen en aquel trabajo que tanto deseo para mejorar mis actuales condiciones laborales para ganar más dinero para ahorrar para cambiar el coche para comprarme otra camisa blanca para sentirme mejor conmigo mismo para ganar seguridad para mirarme al espejo sin sentir culpa para levantar el mentón al caminar por la calle para flirtear con las chicas sin titubear para invitar a que suba en mi flamante coche la más rubia y más tetuda que encuentre para enamorarla con mi nueva sensación de seguridad para tener sexo todos los días y después día por medio para que me dé un hijo ojalá varón para criar y moldear al crío a mi imagen y semejanza para que me diga qué buen padre soy para que estudie medicina en la mejor universidad para que mi esposa con el pelo más blanco que rubio me planche las camisas blancas para que cuando me las ponga parezca más joven a pesar del tiempo para que mi hijo no sienta remordimientos por verme envejecer para que mi esposa siga interesada en mí aunque yo me empiece a interesar en una nueva generación de rubias y tetudas para sentirme más joven a pesar de que ande con bastón para que mi hijo médico me cuide como él sabe a pesar de ese bastón y estos achaques para aguantar unos meses de vida más para ser enterrado junto a mi esposa y recordarla planchando camisas blancas para dar mi último suspiro con elegancia para estar pulcramente vestido de blanco en esta caja de madera en la que me han metido y que están a punto de tapar

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La eterna rueda del dharma...

carlos de la parra dijo...

Un retrato veloz de la brevedad de la vida.